Ciudades Patrimonio

La UNESCO es quien otorga el distintivo con el objetivo de catalogar, preservar y dar a conocer sitios de excepcional importancia cultural o natural. Orgullosamente México es el país que tiene más Ciudades Patrimonio en América.

Patio-Santo-Domingo.jpg

Campeche

 

CAMPECHE

Sus imponentes murallas que en algún momento de su historia ayudaron a la ciudad a protegerse de los piratas así como sus sistemas de defensa representados en sus fuertes y baluartes componen el atractivo principal de este magnífico lugar. Esta arquitectura militar representa un valor universal excepcional reconocido por UNESCO. La ciudad ha sido rescatada cobrando nueva vida en su recinto amurallado y sus barrios tradicionales, enmarcando una cultura colmada en tradiciones, color, fiestas y en su gente.

La ciudad de Campeche quedó inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial, el 4 de diciembre de 1999.

Ciudad de México

 

CIUDAD DE MÉXICO

Centro rector del imperio azteca, que aún conserva los elementos de la estructura urbana de la ciudad prehispánica al igual que en Xochimilco donde subsiste el sistema lacustre ideado por los aztecas.

Por su valor histórico y cultural, por ser un ejemplo excepcional de asentamiento urbano, por constatar la fusión de dos culturas, inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial el 11 de diciembre de 1987.

XOCHIMILCO

Situado a 28 kilómetros al sur del centro de México, el sitio de Xochimilco con sus redes de canales e islas artificiales constituye un ejemplo excepcional de los trabajos de los prehispánicos para construir un hábitat en un entorno hostil al hombre. Las chinampas, islotes artificiales anclados al fondo pantanoso, son unos de los ejemplos de técnicas productivas tradicionales aun en uso.

Por ser testimonio viviente del uso humano de un territorio natural, hecho y conservado con creatividad y sabiduría, Xochimilco quedó inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial el 11 de diciembre de 1987.

Guanajuato

 

GUANAJUATO

La ciudad de Guanajuato fue una de las ciudades más importantes de la Nueva España durante el virreinato, llego a ser el primer lugar en producción de oro y plata en el siglo XVIII. Sus diferentes minas, sus hermosos edificios, callejones y plazas le han ganado a esta maravillosa ciudad el nombramiento como patrimonio de la humanidad. Simple y sencillamente una de las mejores experiencias en México.

La ciudad de Guanajuato y Minas Adyacentes quedaron inscritas en la Lista del Patrimonio Mundial, el 9 de diciembre de 1988.

SAN MIGUEL DE ALLENDE

San Miguel fue cuna de la Conspiración de 1810 y cuna de los grandes héroes nacionales, Ignacio Allende y Juan Aldama. en 1826 cuando se San Miguel se convirtió en ciudad, se le nombró “San Miguel de Allende”.

Sus estructuras virreinales ejemplo del barroco-neoclásico fueron “descubiertas” por los artistas extranjeros que llegaron y empezaron institutos de arte y culturales, como el Instituto Allende y la escuela de Bellas Artes, atrayendo a artistas como David Alfaro Siqueiros y como consecuencia la llegada de estudiantes extranjeros de arte.

Michoacán

 

MORELIA

Es un ejemplo de majestuosidad en todo el continente, su centro muy bien trazado, sus monumentos históricos que destacan por su belleza así como la armonía de los conjuntos y diferentes estilos arquitectónicos y sus plazas hacen de la antigua Valladolid un ejemplo excelente de patrimonio para el mundo.

Deleitar la vista con edificios imponentes como la catedral, el Palacio Clavijero, el antiguo Colegio de San Nicolás o el Palacio de Gobierno será simplemente sensacional. Inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial el 13 de diciembre de 1991

Oaxaca

 

OAXACA

Vale la pena admirar sus edificaciones tanto civiles como religiosas entre las que destacan el Ex Convento de Santo Domingo, la catedral y el teatro Macedonio Alcalá. Por esto, UNESCO ha reconocido e inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial, el 11 de diciembre de 1987 al Centro Histórico y a la Zona Arqueología de Monte Albán.

Puebla

 

PUEBLA

Se fundó en 1531 por Fray Toribio de Benavente. La ciudad de Puebla era de suma importancia ya que era paso obligado entre el puerto de Veracruz y la Ciudad de México. Su belleza le mereció ser reconocida como “El relicario de América”. Entre sus principales y más bellos edificios destaca la catedral, el templo de Santo Domingo, el palacio del Arzobispado y su biblioteca Palafoxiana, la casa del alfeñíque y demás casas antiguas con sus muros cubiertos con ladrillos y talavera.

Como reconocimiento del mundo a su valor cultural e histórico, la ciudad de Puebla queda inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de UNESCO, el 11 de diciembre de 1987.

Querétaro

 

QUERÉTARO

Uno de los mejores ejemplos de mezcla cultural se encuentra en Querétaro, la ciudad fue trazada en dos partes diferentes, la primera fue construida de una manera rectangular para los conquistadores españoles y la segunda fue construida de forma irregular para los pobladores indígenas de la región. El esplendor de esta ciudad se vivió entre los siglos XVII y XVIII, período en que se levantaron los principales monumentos de la ciudad como el Palacio de Gobierno, el templo y ex convento de San Agustín y el templo de Santa Rosa de Viterbo.

Llamada por España en el siglo XVII “La Perla del Bajío” y considerada por la Corona como la “tercera ciudad del Reino”. La extraordinaria belleza de su invaluable patrimonio arquitectónico, ejemplo excepcional de ciudad colonial.

SAN JUAN DEL RÍO

San Juan del Río marcaba, junto con Santiago de Querétaro, una frontera de salvaguarda durante la confrontación entre los grupos chichimecas llamados bárbaros y el expansionismo virreinal; tiempo más adelante, ambas ciudades fueron el punto intermedio entre fundos mineros de Zacatecas y San Luis Potosí con la Ciudad de México.

El Camino Real de Tierra Adentro, también conocido como el Camino a Santa Fe, era una ruta comercial de 2560 kilómetros de longitud que iba desde la Ciudad de México hasta la ciudad de Santa Fe, Nuevo México, EE. UU. de forma activa desde mediados del siglo XVI hasta el siglo XIX.

San Luis Potosí

 

SAN LUIS POTOSÍ

Se funda en 1592 después de que descubrieron oro y plata en el Cerro de San Pedro, El capitán Caldera y Juna de Oñate y el virrey Luis de Velasco y Castilla fundaron en 1592, El título de ciudad fue concedido en 1656 por el virrey Francisco Fernández de la Cueva y Enríquez de Cabrera y fue confirmado por el rey Felipe IV dos años después. Construida sobre un llano En su arquitectura de San Luis Potosí han dejado constancia de monumentos que han habitado la ciudad, con una riqueza monumental muy importante, tanto en edificios religiosos como civiles, En el patrimonio histórico-artístico de la ciudad pueden observarse varios estilos como el barroco novohispano que se dio en la época novohispana, neoclasicismo entre otros.

Veracruz

 

TLACOTALPAN

Sin lugar a dudas uno de los lugares más hermosos de México. Puerto ribereño cercano a la costa del Golfo de México muestra una mezcla de costumbres del Caribe y de España. Sus construcciones no tienen el clásico estilo virreinal.

Debido a su singular estructura urbana y a la arquitectura presente en todos sus monumentos históricos y porque a pesar del tiempo ha mantenido la rica interpretación vernácula del estilo neoclásica en sus construcciones que datan de los siglo XVIII y XIX. Tlacotalpan fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial el 2 de diciembre de 1998.

Zacatecas

 

ZACATECAS

El significado de Zacatecas proviene del náhuatl, zacatl (zacate) y tecatl (gente) lo cual se puede traducir como “habitantes de la tierra del zacate”. Es la ciudad minera mejor preservada, captando cuatrocientos setenta y dos años en su arquitectura de cantera rosa que trabajaban los mestizos e indígenas de la región. Es una ciudad que con el paso del tiempo ha ganado títulos y honorables calificativos pues; en el tiempo de la colonia era denominada como “Minas de Nuestra Señora de los Remedios Provincia de los Zacatecas”, y posteriormente en 1585 el Rey Felipe II emite el título de “muy noble y leal ciudad de Nuestra Señora de los Zacatecas”; como resultado de la riqueza mineral y el compromiso de los habitantes para trabajar en la región norte de México, lo cual provocó un aumento en la población y beneficio para las minas.